Junio del 2006


HECTOR URRUSPURU (Bs. As.)

Publicado en HECTOR URRUSPURU el 27 de Junio, 2006, 13:27 por adrian campillay

Fuente: Maldita Ginebra Blog      Fotografías: Clara Vasco

"Anémona"

Ahora no peligra el vino griego no peligra el ánfora
la palabra helénica, que se yo: anémona
(tecla barra espaciadora tecla, y anémona porque si..).
Un coche de los años 50 negro grande, casi trolebús, sedán,
cae.
Una mujer con toga blanca cae (que era la enamorada).
Icaro y mujer.
El rayo zás! Zeus! se apaga en el egeo, cae, allí... todo...
(tecla barra espaciadora, tecla).

Pero aquí en Saenz Peña, el inestable puente sobre las vías
la lluvia lava toda posibilidad de sueño enciclopédico
el paso de las Termópilas! el puente!

Yo soy Héctor.
No Leónidas.

Cruzo a comprar del otro lado del barrio del Helesponto
una de muzza, un vino en cartón.
El héroe aquí es todo un mal actor
sin inspiración, peor libreto
y atardecer casi ganado por las sombras
y la vieja olivetti dale que te dale tecla, anémona, tecla
barra espaciadora salto de carro, tecla...
y anémona porque si...

la tragedia griega del solitario, máscara del dolor.

El que escribe pero hace un alto.

Muerde la porción.
....
Mis rosas

… a todo poeta se le da
por mostrar sus rosas
alguna vez,
estas, son las mías:
negras
- otras incoloras -
… huelen a aves nocturnas,
no tienen gotas de rocío
que las vuelvan fotogénicas,
tienen partículas
de estrellas lejanas
… y viven, en siete maceteros,
sobre mi balcón...

(cuando llueve,
sufren mucho…)

… son mis rosas,
si tapas tus oídos
oirás que hasta cantan,
con una voz que viene
desde el comienzo
de los tiempos,
como un rumor constante
y de fondo
en el espacio ulterior

rosas negras
(y otras sin color)
- las que ninguna dama querría,
... nunca -

mis flores preferidas
regadas con llanto...
y poesía…

JAVIER MILANCA (Poesía chilena actual)

Publicado en javier milanca el 26 de Junio, 2006, 11:14 por adrian campillay

Fotografía: A. Campillay  (AMPLIAR)

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

ENVIDIA

No se por que siento envidia de los borrachos
Que están en el bar a las cuatro de la tarde
Escuchando rancheras
Mientras la dependienta
Llora a mares mexicanos con las teleseries
O la epopeya que sale por unos parlantes
Amarrados con elásticos

Se escuchan abrazos, remilgos
Pero el silencio reina cuando se siente
El vino caer al universo de una jarra de vino
Y ellos contemplan el acto
Como si fueran un sol a punto de nacer de nuevo.

En la pared cuelgan las guirnaldas de quizás
Que últimos dieciochos
Pero están amarillentas
Por que el humo y las moscas
Atacan el tricolor
Como siempre ocurre en septiembre.

No se porque siento envidia
De los borrachos que salen a tropezones
a las seis de la tarde
Abrazados al abismo de la tarde
Y se detiene por un momento la ley de gravedad
Y ya nada importa
Ni las sirenas, ni los celulares
Ni los balazos en cualquier esquina del mundo.
Sólo la amistad cifrada
Que se canta a grito perdido
Repitiendo el coro
De la última ranchera
Que hace eco en los bolsillos limpios.


LA BALADA DEL REMISO
 
Llegué del sur a estos cielos nortinos sin saber quedarme.
Me trajo la muerte en su carretilla de mano y me caí.
Me engrupieron unas sirenas reputazas,
les compré lo de hasta verte cristo mío
y les hice perro muerto a sus escamas de fortuna.
Fui abducido por el Caleuche y los brujos se cabrearon de mis risotadas de Bandurria.
 Me vine polvo cósmico en las alas celestes de una abeja que la echaron del panal por

borracha y caliente.
¡Tan rica que es la miel! me decía, pero siempre se la comen las otras......
           Nadie ha visto a la reina todavía...
viste que son penca los hueones.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Javier Milanca, durante una lectura en Coquimbo, 2005.

más textos de Javier Milanca

Javier Milanca en EL OJO DEL SUR

EL SUEÑO teatro de títeres

Publicado en General el 23 de Junio, 2006, 13:54 por adrian campillay

Con el auspicio de Instituto Nacional del Teatro, se presentará HOY 23 de junio a las 19 Hs. la obra de teatro de títeres EL SUEÑO, la cual tiene la particularidad (además de tratarse de una obra muda) de utilizar en parte de su desarrollo, técnicas relacionadas al teatro de sombras. El lugar del estreno es la sede de la UNION VECINAL DE VILLA KRAUSE, ubicada sobre calle Torino a 200 metros de Av. Mendoza, en el Departamento de Rawson.

Dirección: Verónica Almirón

Manipulación: Mariela Moreno / Verónica Almirón

Asistencia técnica: Leonardo Almazán

Adrián Campillay (DESDE EL DESIERTO)

Publicado en Adrián Campillay el 22 de Junio, 2006, 14:43 por adrian campillay

DESIERTO EN OTOÑO

1. caída
caídas en las fronteras del yo
el beso de fuego de la tierra
su virgen puta su adentro

si no miramos a los ojos de la noche
su sueño nos traiciona
su pasión se hiela y en la cola del cine caemos fulminados

no sé, el pensamiento me confunde a veces quisiera
confiar sólo en mi suerte]

pero qué es la suerte? sino el pensamiento y sus
desvirtuaciones]
el pensamiento y sus fábulas
caídas en las fronteras del yo sueño y realidad
reunidos
los límites y delimites encerrados en una misma pregunta
el cuerpo como país y extranjería

sus hilos sin pies ni sombra.

2. reunión
caminos por donde la sombra duerme después de una
noche de sangre]

los parientes reunidos alrededor del almuerzo
el pueblo reunido en esa figura, ese espejismo.

3.  futuro
cartas a ella
y al fondo de las cosas
los libros se apilan y así
no son sino cadáveres sin descansar.

ojalá sucediera ahora el asesinamiento y la cordura
unidos en un hilo sin lamentaciones
sobre las ciudades que amamos
cuyo recuerdo nos lastima.

de esa manera el tiempo dejaría su pasado sin esperanzas

hacia el vecino porvenir sin mentiras.

4. horizontes luminosos
alrededor de mis hijos juego
aunque ya he sido desterrado de la niñez
sus miradas son naves
sobre las ciudades que abandonaré
porque ¿quién no quiere irse
y abandonar así el huevo de sombras?

sólo ese país existe en ellos para mí

y en estas palabras huecas que escribo

si volviera a nacer buscaría sus luces en la noche.

5. país dentro
lugares en las fronteras del yo
en donde es posible descansar
cada clavo es una herida abierta
y cada persona un clavo
debajo de cuya lanza la suerte
tiene dientes

y así muerde.

6. soledad fuera
nadie hay

en este encuentro

la suma de las heridas arroja destinos implacables
hace mucho abandonaron los parajes del amor los sobrevivientes
la guerra sirvió, sin duda, para ausentarlos.

sin embargo el pulso continúa
y aunque la fama hace prisioneros
debajo de cada cuerpo hay un alma

un alma que espera, tal vez, y eso no es mucho y
tampoco es poca cosa.

7. contemplación vacuna
y cada poeta
cada músico
cada rey del guante

está en su casa ahora peleando con estas palabras.

de la estufa sólo emana el fuego de la costumbre.
las navidades y las fiestas del vino.
cada uno en su copa se ahoga o ve el río enorme pasar.

sobre el autor

más textos de adrian campillay

FOTOS de TITERES

Publicado en Adrián Campillay el 21 de Junio, 2006, 14:15 por adrian campillay

Fotos de titeres construidos por Mariela Moreno y Miguel Guerra, pueden verse ingresando a un reciente artículo publicado en EL OJO DEL SUR, blog miembro de la red EL MOMO. Para INGRESAR pulse AQUÍ.

más fotos

OSCAR NAVARRO mendocino en viaje

Publicado en oscar navarro el 15 de Junio, 2006, 11:22 por adrian campillay
MURMUREN
 
murmuren que los caminos hierven de sangre hinchada
que las abejas picotean su alimento de los frutos
que la soledad es una construcción idiota que a veces amamos
que los crepúsculos anaranjados duran un instante
 
murmuren que la miel de las horas salpican los vidrios de mis ojos narcotizados por la búsqueda infinita
 
murmuren a los otros la alegria absorta que pendula en la punta de la lengua transformada en una palabra ínfima y secreta con sonidos leves
 
murmuren que como un pajarito después de la tormenta venenosa sé distinguir una minúscula miga de pan en la intensidad del follaje
 
murmuren a los otros que nacimos dentro de la oscuridady que, al nacer, a la luz profunda que ahoga la boca nueva fuimos expulsados
 
murmuren en secreto, a mis espaldas, que quiero un abrazo que dure millones de años, un abrazo que me trice, que me embriague, que me descomponga, que me atormente, que me hiera, que me salve, que me asesine, que me haga,que me deshaga,que me ahogue, que me contenga, que me desnude, que me degüelle, que me transporte,que me renueve, que me mastique, que me digiera, que me vomite, que me trague,que me trague, que me trague
 
¡díganlo ( y díganme) si nuestros ojos exigen otro remedio !
 
                               
osjar
                                buenos aires
                                de "planicie amorfa" (en construccion)

SEBASTIAN LAMPASONE

Publicado en Sebastian Lampasone el 12 de Junio, 2006, 14:32 por alejo rives

PATRIA O MUERTE

Viceversa o tergiversemos
Astillas o Escandinava
Poeta o dícese ser poeta
Poetiza u oh oh oh el buen desgastado recurso para una canción
                 y mal augurio para mi reputación
Dramaturgo o sos más tiro que balazo, onírico es casi todo,
                         y la sueñera, prestada, me retrotrae
Todavía Atilas o sólo subyacen, si es que, deriva a la espera de gentío
El señor o lo aniquilaron, ya, pasemos el resquemor
Tu di-nero o vo eh negro, yo negro, nunca chocolate
patria o Muerte
siempre pregunto contestándome
sin embargo, me embarga la epifanía de:
patria o/y muerte; una está, la otra estará o no sé
patria, yo muerte apátrida
Sigo así o termino…
Duermo, eh o y mañana muerde

DESAPARECER
 
lo único incierto es la muerte, en vida.
ver a la tía muerta; no es mi tía, ni muerta
desaparece, ella desaparece para ella.
 
el acabóse que nunca repleta
los vasos del suplicio anónimo
------------------------------------------------

vida, he comprendido tu finitud
ahora
         -ahora, me gritas
y también a deshoras

fuego, he descubierto tu complicidad
la hoguera es un sola

nosotros mancebos de nuestros propios olvidos
nosotros embellecemos a segunda vista

nuestra brújula es muerte y tetona
golpeando al hígado de los días
que en paz, pasean cuerpitos
por tardenoches del desconcierto
----------------------------------------------------

la concisión es.
la vida,
muerte.

Sebastián Lampasone, nació en San Juan y es estudiante de letras en la UNSJ. Su producción literaria es aún inédita. Esta semana: más poemas de Lampasone en EL OJO DEL SUR.

REYNA DOMINGUEZ en Buenos Aires

Publicado en General el 12 de Junio, 2006, 12:15 por adrian campillay

INTERIORES -poetas del país- es un ciclo que desde hace varios años hace posible la difusión de los poetas del interior argentino, a lo que se suma también la participación de varios poetas latinoamericanos. Una vez al mes un poeta del interior es invitado a esta charla y lectura, cuya existencia se debe al trabajo de Inés Manzno y Cayetano Guzman, entre otros. Por cuarta vez un poeta sanjuanino es nvitado a este ciclo, en este caso la poeta Reyna Dominguez.

INTERIORES -poetas del país-
te invita a la lectura y charla con la poeta
 
REYNA DOMÍNGUEZ
- San Juan -
 
Biblioteca Popular "José Ingenieros"
Ramírez de Velasco 958 - Villa Crespo -
Ciudad de Buenos Aires
El sábado 17 de junio de 2006 - 18 h. -
  
Un poema de muestra:
 

LA MIRADA DETRÁS DE MÍ
 
La mirada detrás del telón de las cosas
la mirada en mí
haciendo cuerpo de pesada espuma
deshaciendo el cuerpo en respiración
al límite de las paredes
vaso con boca tapada
 
La mirada detrás de mí
sereno aparentar no ver
el de la niña seria
con ojos fijos en la muñeca desventrada
en las baldosas sucias de alquitrán
adornada de hojas secas
 
La niña con boca cerrada
recoge visiones como  pez que traga agua
encofra transmateria de visiones en fuga
 
ausente y fija
en el mismo lugar
gira el mundo
el reverso de las caras
sin saber dónde
hacia adónde lleva
esa mirada abierta a la otra
la que sabe
no ocultar tras el párpado
el desvío celeste.

Acerca de Reyna Domínguez (Diario de Cuyo)

poemas de LUIS BENITEZ

Publicado en Luis Benitez el 9 de Junio, 2006, 15:11 por alejo rives

EN EL BALNEARIO
 
Demoré cuarenta años en llegar al Pacífico.
Durante esa travesía hacia el poniente,
hacia estas aguas que eligen
como espuma llegar hasta el planeta,
abrí puertas que daban a insólitas escenas,
donde a veces alguien gritaba y otras
todo el teatro se quedaba en silencio.
Fueron centenares de habitaciones las que crucé
antes de llegar ante el Pacífico.
Conocí el pánico de vivir
y la fobia de morir,
dos hermanos gemelos.
Aprecié millones de gestos, muecas, rictus.
Oí en los vecindarios amalgamas de risas,
sollozos y lamentaciones, y muchas más
quedaron en ese cielo ajeno
al que se le da la espalda.
Estoy ante el sitio que dio nombre al azul,
frente al lugar donde el pesado color
se mece entre dos tierras.
Estoy inmóvil al borde mismo
como la piedra que una mano arroja
para que otra mano, invisible, la detenga.
Como aquel que sale a las euforias del sol
de las complejidades de un mundo subterráneo,
sombra sólo él bajo el extenso mediodía.
Porque también soy ese hombre.
El que, en un paisaje de espejos,
es devuelto a su única imagen
por el reflejo de las olas,
para vivir –entonces y nunca antes–
el instante donde todo acaba y se termina:
es el rompecabezas, que se arma.
El sol, el poco pasto, el aire que también es azul
y las exactas manchas del negro de las rocas
están finalmente en su lugar.
Este es el sitio donde se sabe
que levantar un puñado del volátil suelo
es arañar el vaso del reloj de arena.
Donde se interpreta que esas rápidas
construcciones de agua,
esos vertiginosos lazos de plata que suben
y pronto en lo muy hondo se sumergen,
son el mar que piensa
y que esas oscuras aves –que repentinamente allá se elevan–
son sus mejores ideas,
esas que se marchan para siempre.
Estoy ante el Pacífico
como el hombre ante el fuego.

DIENTES DE SABLE
 
No existe, pero existió y solamente él sabe que aún existe:
para su poderosa armazón de colmillos y de vértebras
cualquier otro detalle que la curva
de su enorme espalda resulta irrelevante.
En su clara conciencia que mira con ojos amarillos
la llanura es una sola eternidad
 y el hombre otro animal y no lo mejor del páramo.
Pesado abuelo del tigre, se esconde
en la pisada que disimula y aparenta ser otra cosa,
el rodar de una rama, un descuidado raer
el viento la desnuda superficie:
todo paso a paso sabe que es él
lo que imprime esas  marcas
y en cuanto a todo, a él  le basta ese contacto.
Quizá su corpulento acecho
ha refinado sus tácticas y ha llegado
al óptimo de la espera en una desconocida escala felina.
Un resorte paciente que aguarda hace un millón de años
que crucemos la marca: nuestra  ignorancia le confirma
que no debe darnos ninguna gracia.
A la vez en varios lados,
como antaño y siempre,
(así lo creyó y lo cree nuestra supersticiosa idea de las cosas)
es esta señal en el suelo y también y mejor
esa fornida sombra que de sí misma
erige una colina donde el final de nuestra vida espera,
mascota de la muerte, segura y musculosa.

SOBRE LUIS BENITES (en el momo extras)

HOMBRE CABEZA DE FOCO

Publicado en Carlos Gallegos el 8 de Junio, 2006, 13:34 por alejo rives

adrián campillay

PARA TODOS LOS MUSICOS DE CORDOBA

Publicado en General el 8 de Junio, 2006, 13:00 por alejo rives
Está en Córdoba Juan Martín Medina, músico que está trabajando en Buenos Aires y que está en el tema de la redacción de una nueva ley.
Hoy jueves 8 de junio a las 17 hs habrá una reunión en el Hotel Dorá (Entre Ríos 70) para charlar sobre este asunto.
(información proporcionada por Diego Castro)

POESIA ESPAÑOLA ACTUAL

Publicado en OTROS el 7 de Junio, 2006, 11:34 por alejo rives

MARIA JOSE MURES

Del poemario Cambalache, Torremozas, 2005

http://www.torremozas.com/novedades.htm

Atados

Tienes la llave que abre

-ven a las cinco-

estaré en mis sábanas

quiero estar frente

a tu exceso atada.

Erótica

Se ve leer

si callas.

Si olvidas tu trabajo

y dejas mi tranquilidad.

Si descansan tus historias

viven las mías.

Hoy te necesito alejado,

tímido, escapado, navegando,

el verbo me ofrece

lo que tú no das.

KODAK

Kodak

Tus ojos a mi par lloraban

en aquella imagen kodak,

me senté

esperando una señal,

un gesto, un suspiro.

Quería tenerte viva

besar tu vientre en mis manos

y escurrirme por debajo.

Icástica imagen de ternura

ante mi ignífero cuerpo

embriágame siempre

con tus eviternas manos

María José Mures

SOBRE LA AUTORA (en el momo extras)