Julio del 2006


AUTORETRATOS (Clara Vasco)

Publicado en Clara Vasco el 26 de Julio, 2006, 12:20 por adrian cammpillay

A u t o r r e t r a t o  i n s o m n e

Nada me tranquiliza tanto
como inclinarme frente a la heladera
con la puerta abierta

permanezco
pensativa y concentrada
mirando mis entrañas
me siento acompañada

y luego cuelgo una foto mía.

más textos de Clara Vasco en EL MOMO

más textos de Clara Vasco en su WEB BLOG

PAGINA PRINCIPAL

PLANICIE AMORFA

Publicado en oscar navarro el 25 de Julio, 2006, 22:10 por adrian campillay

IMAGENES de la presentación del libro Planicie Amorfa, de nuestro amigo Oscar Navarro, el cual se presentó el pasado 20 de julio en la ciudad de Mendoza.

 

 

Leer textos de Oscar Navarro

PAGINA PRINCIPAL

ENCUENTRO en TUCUMAN

Publicado en OTROS el 24 de Julio, 2006, 21:33 por alejo rives

LETRARTE 2006

III Encuentro Internacional de Escritores.

Auspiciado por La Secretaría de Extensión Universitaria

de la Universidad Nacional de Tucumán y

la Secretaría de Cultura de Estado de la Provincia de Tucumán.

Del 18 al 21 de agosto 2006.

PARA MAS INFORMACION PULSE AQUI

Rodrigo Verdugo Pizarro (CHILE)

Publicado en Rodrigo Verdugo Pizarro el 24 de Julio, 2006, 11:44 por alejo rives

  DIECISEISAVO ANUNCIO

  Llegamos a la ciudad temible
  donde los corderos se columpiaban en alambres
  rondaban patrullas de lenguas, calvos ancianos de negras capas
  era nuestro lugar de siempre, nuestro dormitorio estaba en un ascensor
  luego de verificar cada rincón, de edificar ciertas alusiones
  le prendimos velas al cadaver de la distancia
  llegamos a acostarnos, a copular, alguen movió la palanca
  y descendimos al subtérraneo, las paredes eran distintas, estaban llenas
  de repisas que a su vez estaban llenas de tubos de ensayos sucios y vacios
  por una rendija se oian gritos, se veia la sombra de corderos
columpiandose
  la intermitencia de esas patrullas de lenguas estaba en nuestras bocas y
en tu vagina
  de nuestro dormitorio, salian alusiones a la piedra y al agua,
  llegaban a todos los rincones de la ciudad.
  Vi todo lo tuyo y no eras más que la inocencia del relámpago sobre la cama
  nada más que la gran oscuridad de un parque
  ven te dije, ven oh pájaro antes que la altura sea entrangulada
  ven a mi, dijistes porque después que nos amemos, las nubes entenderán el
desgarro .
  Alguien movió la palanca, otra vez ascendimos
  vistes todo lo mio, la gran oscuridad de un parque
  y yo amordazado sobre la mesa uterina
  vistes al que queria partir, como lo iban siguendo esas olas
  que eran los áureos carpinteros
  como iban ofreciéndole verle desde todos los ángulos a la vez
  para que asi pudiese guardar memoria y extinción, como dos maceteros
distintos.
  Vistes al que queria regresar, como las olas estallaban
  y en el camino se encontraba con nidos inasibles, puertas y tatuajes
  la gran oscuridad de un parque, memoria y extinción sobre la mesa uterina
  mientras la sangre nos dimensionaba.
  Llegamos a la ciudad temible, de prisa a nuestro lugar de siempre
  llegamos a acostarnos, a copular, a ver todo lo nuestro, esas alusiones
que salian del mar
  porque el mar era la vispera de nuestros cuerpos
  y llegaba el turno de ellos, quienes nos traian en bandejas esas cabezas
de corderos
  cabezas vertiginosas, por cierto, prueben de esa sangre, se oia por las
rendijas
  porque cada vez que alguien lo hace el torbellino se persigna
  prueben ponerle esa cabeza de cordero al cadáver de la distancia
  mezclen esa sangre con la vuestra, decian los calvos ancianos de negras
capas
  mientras se acciona de nuevo la palanca, cambian de nuevo las murallas
  por las rendijas se oía como respiraba la neblina,
  como si tuviera el resultado de piedras y de aguas,
  ese que tienen nuestros cuerpos cuando duermen
  sabréis oh hombre y mujer como regresar tanto del ángel que araña el fondo
del mar,
  como de la inocencia del relámpago, ah en definitiva de la gran oscuridad
de un parque
  sabréis como mover la palanca a vuestro favor o acaso vuestros cuerpos no
vuelven juntos,
  justo cuando las grietas perdonan lo que pasa dentro de las nubes
  y las alusiones rodean por los cuatro costados a la ciudad temible.


  Del libro inédito "Anuncio"

sobre el autor

PAGINA PRINCIPAL

El ojo del sur / cuyo y poesía

EL MOMO NOTICIAS

ADRIAN SALAS

Publicado en Adrian Salas el 9 de Julio, 2006, 9:35 por alejo69

fotografía: Alberto Castex (2005)

..................................................................

el hambriento y la mandrágora santa

si supiera cuanto va a llover

sabría preparar el cuerpo para el diluvio

si supiera que esa nube

si supiera si todas las nubes llueven

si supiera que todas las lluvias mojan

si supiera cuando va a llover lo disimularía

sabría prepararle una húmeda mentira

si el cuerpo sabe todo lo seco que se encuentra.

.............................................................................

las mejores mandrágoras de exportación

le pertenecen a la noche de los que no tienen miedo ni culpa

la sombra también cuelga de los patíbulos.

.............................................................................

el fruto de la perdición tiene verdes porciones

el fruto de la obsecuencia tiene podridos pedazos

los padres dejan que sus hijos mueran de hambre

y mueran de enfermedades que no creen

y mueran de soledades que no encuentran

y mueran de ignorancias que gozan

el fruto de los hombres tiene los días contados en el árbol.

.............................................................................

cada domicilio abandonado es un ensayo para la muerte

sucios papeles se amontonan bajo las puertas

santos papeles logran que se los lleve el viento

los hombres escriben para darles el peso que los condena

cada hombre muerto es la puesta en escena del tiempo.

.............................................................................

el día tiene tantas horas distintas como los animales del zoológico imperial.

horas santas entre dos y cinco, y los gatos pueden revolver tranquilos la basura

horas malditas entre seis y ocho, y los sueños pueden escarbar impasibles la almohada

horas sin sentido entre nueve y doce, y los ojos deben masticar las luces que los hieren

horas mansas entre trece y dieciocho, los demonios andan jugando tranquilos de árbol en árbol

horas menstruales entre diecinueve y veintiuna, y los espectros se visten en la sombra

horas fantaseadas entre veintidós y una, y las fiebres anotan los cambios en su agenda.

las horas tienen animales que las traen, tienen vapores que las alimentan, tienen esa cosa

el día tiene jaulas, el día tiene peceras, el día tiene serpentarios, el día tiene corrales

la noche tiene guaridas, la noche tiene  escondrijos, la noche tiene madrigueras, la noche

finalmente tiene tumbas

que se abren entre los huecos que dejan las horas, y los espectros juegan en la calle desolada.

 .............................................................................

juego al ajedrez narcótico con el demonio de mi predilección

el juego se extiende durante toda la noche, tiene sus propias reglas

un juego de únicamente dos piezas que se persiguen y seducen sobre el tablero.

jugamos durante las noches y descansamos en el día

y al anochecer las piezas vuelven a estar en su lugar

al transcurrir el día veintisiete una de las piezas ha sido acorralada

el demonio entonces se esfuma, a la noche siguiente las piezas vuelven a su lugar

y el demonio vuelve a su tormento sin el alma.

.............................................................................

ya nunca más voy a creer en los antropomorfos que vienen con la noche

ni en las noches que se ocultan tras sombras que parecen de hombre

ya nunca más voy a creer que la noche tenga otra forma que la que no creo

no creo que la noche tenga otra forma que la recorta cada vez que me apareces.

.............................................................................

autopistas de la noche en medio de los ladrones de cadáveres

que andan buscando santos

autopsias hechas a nados entre pilas de pieles incomunicadas con el aire

que para abrigar muertes

autómatas/ y ladrones de autómatas

que anidan en la tibia podredumbre buscando la redención en partes

autopistas/ autopsias de la noche.

.............................................................................

estamos cortados de la misma raíz

yo/ y el ahorcado.

.............................................................................

sólo sirve enamorarse de la hija del verdugo si nos consigue la planta santa

o de la hija del juez que hace con su impasibilidad que crezca en una sola noche

o de la hija del rey que afila el hacha dada de manos del mismísimo dios para cortarla

o de la hija del asesino para asegurarnos por herencia una maldición que otra raíz

o de la hija del asesinado para que nos aliente a ir por la planta para la venganza.

pero sólo sirve enamorarse de la mujer correcta, la que pueda contarnos el secreto

a que hora sangrará su padre, a que hora muere, a que hora es abandonado en su sitio.

o de la hija de la muerte.

.............................................................................

la mandrágora es el fruto más dulce que ha quedado de lo que fue el paraíso

los asesinos y bandidos son los hombres mas perfectos que han quedado vivos

a imagen y semejanza del verdugo.

...............................................

Más textos de Adrián Salas pulsando AQUÍ

Carlos Guido Escudero (1921-1945)

Publicado en Cartlos Guido Escudero el 9 de Julio, 2006, 8:01 por adrian campillay

Carlos Guido Escudero, según el dibujante sanjuanino Velasco.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

ELEGIA DEL HOMBRE ACTUAL

Absorto, entre poleas, está el hombre actual.

Tiene en los puños caídos una calandria muerta

y un lirio seco.

Con severidad de número camina y se mueve.

Parece eléctrico.

Al  verlo, medito en el canto de Whitman

y en el alucinado Zarathustra.

Yo, que aún creo en la primavera y en el invierno.

Yo, que aún me paro a escuchar las calandrias,

y me asombro ante un pétalo.

(He aquí tu razón, oh, soledad.

He aquí porqué estoy llorando bajo un álamo seco,

como en el umbral del dolor

mientras cae la lluvia, lento).

Entre engranajes pasa el hombre actual,

como señor y esclavo de ellos.

Y pasa la mujer, gestando para la máquina

el trágico combustible de músculos y huesos.

(Corazón, no preguntes de aquella

que apoyó su cabeza en mi hombro

y lloró con mi verso.

Tal vez nos recuerda.

Tal vez haya muerto...)

Mañana, entre engranajes desdentados

y hierros retorcidos y grasientos,

vendrá un muchacho a traernos un mensaje

de calandrias al alba y de lirios abiertos.

Vendrá, debe venir

a suplir a este hombre muerto.

A encender el fuego definitivo

entre los engranajes, los músculos y los huesos,

y a explicarnos su doctrina

con lengua de calandrias y de lirios abiertos...

sobre el autor

más poemas de Carlos G. Escudero