ERNESTO SIMON - Poema

Publicado en Ernesto Simon el 30 de Agosto, 2006, 10:44 por adrián_campillay

1.
Ser Ícaro o no ser,
esa es la cuestión
Yo sabré tocar el sol,
robarle una mezquindad
apenas una llama, (algo de fuego)
y descenderé a los infiernos,
para que en mi ciudad:
"Capital Nacional de nosequé"
me critiquen por derretido,
por alas de cera chamuscadas,
para que se rían de la tragedia
de los incendiados que caminan
carbones por las calles
esperando sumergir el ardor
en la apacible laguna
que descansa entre tus piernas
(entonces, ya no quemaré)
No es éste el fuego que nos dejaron
y sin embargo . . .
sin embargo sigo vivo.

2
Se hizo tarde, es verdad,
pero hagamos algo con el tiempo que no queda.

3
Se secará tu nombre una noche
en boca de nadie
y será triste el disimulo
con el que la indiferencia
esquive tu vida,
aunque ese sea el precio
que debas pagar por el "yo no fui".

4
Estaba ahí, no había más nadie.
Jesús estaba lejos, (no estaba a mano)
Pero estaba mi mejilla,
el golpe fue estrepitoso.
Pasaron unos segundos, dos
no sé
"Después que importará el después",
ya había sonado el segundo golpe.
Sin saberlo había puesto la otra mejilla.
Jesús seguía lejos,
demasiado lejos como para ser cierto.

5
Me abracé a esta locura
tan sólo para demorar la caída,
evitar el vahído espantoso de:
ser tomado
ir cayendo
saberse estrellado de antemano.
Nunca fui un loquito de las nubes
creyéndose el artista incomprendido,
quemándose con drogas duras,
con alcoholes varios y leyendas sucias.
(inventen lo que haga falta y rellenen este espacio)
Hubo una mirada asesina.
Partió desde el centro de la noche.
Oscura energía adonde nacen los rencores
dijeron "basta", ésta es tu vida de perros,
y nadie más será lo que quiera,
sino el reflejo canalla de lo que tus ojos miran.
Abandona tu viejo cerebro, pronto empezará a morir.

6
Caída libre
flotación en suspenso
la parte cínica de la vida
es que todo sucede lentamente

SOBRE EL AUTOR

Más textos de Ernesto Simón: EL MOMO  -  EL OJO DEL SUR

PAGINA PRINCIPAL