BIROMES, AMOR Y UNA PENSION EN LA CALLE MURRAY

Publicado en HECTOR URRUSPURU el 27 de Febrero, 2007, 20:48 por adrián_campillay

por HÉCTOR URRUSPURU

Ayer perdiste tu birome Bic y con ella se enmascaró todo tu poemario.
Y mirás la vida retirado de sus formas, y el contenido de la misma cae
como un cienpiés desarticulado. Cae, junto a tus milpiés...

Te pasa al lado una nube de Monet que ha bajado por vos (solo para seducirte)
y tu silencio para con ella es luna y mandarina. Ese perfume del ayer... que ahora,
lo inunda todo, arrasa con tu talento. Como un mar de los bravos, del sur…

Una mudez de tumba. Mausoleo de licántropo de color azul-Picasso, sepultado
entre pactos de silencio; a calladas voces su ubicación en la necrópolis de los versos.
Inhallable. Versos hojas de otoño, así anda tu figura y tu maletín por la calle que cruje.
 
Un dolor, una rispidez. Un color blanco. Espejo de acero que duele de solo verlo.
El ojo de un dios de editorial, venido a menos, que te mira se pregunta: "¿Por qué?"
                                   "Perdiste tu Bic", es la respuesta.


Pensión en la calle Mullally

Este poema comienza con un espantapájaros sobre el que unos cuervos negros se posan para descansar.
Este poema comienza con un campo de alfalfa que ha quedado kilómetros atrás, que ya no se lo ve desde la ventanilla del auto oscuro, que va por la 35.

Este poema terminado de escribir en Realicó, en donde se rememora a una mujer rubia que echa al río una máquina de escribir, y que el agua herrumbrará inevitable, con el paso del tiempo.

En este poema los cuervos, la alfalfa, la máquina de escribir y la mujer llamada Dorila se funden, en la hoja en blanco de la memoria, el recuerdo, del viajante de comercio que deja la pensión de la calle Mullally, en la que dormía; en una tarde de Julio.

Con los años, no se notará quien es quien en su lectura.

Solo dejará en sus espacios de silencio, la impresión, de que algo tuvo que ver con esto el amor...

..................