COMPROBACIÓN / por Pablo Bernal

Publicado en General el 21 de Octubre, 2010, 9:51 por adrián_campillay

Pablo Bernal durante una lectura (fotografía: adrián campillay)
...
Cuando nació la generación a la que pertenezco,
encontró al mundo desprovisto de apoyos
para quien tuviera cerebro, y al mismo tiempo corazón.

Fernando Pessoa (Libro del desasosiego)


Soy el sujeto despreciable
el noctámbulo
el que invierte salud dinero y tiempo
en no hacer otra cosa que
andar sentado por ahí o acostado
leyendo o escribiendo
repitiendo unos versos como rumiando huesos
o arrumbado en un viejo café
sobre una mesa a la que nadie se sienta

Soy ese que los buenos señores
y las damas de conciencia en desuso
bautizan
vago idiota antisocial
Es cierto
después de todo es cierto
yo paso más tiempo encerrado
que un ama de casa de las de antes

Soy lo que el vulgo llama
“tonto de capirote”
Soy lo que la burguesía señala
entre lástima y miedo
“Oveja descarriada”

Un enfermito un loco un iluso
apódenme como les plazca
Soy un hombre sin orillas

Si hablamos de perder
he perdido hasta el buen nombre
hasta el respeto de la mujer que alguna vez
me amó (o dijo amarme)
la buena estima de los viejos amigos
que al verme cruzan de vereda
ante los síntomas potencialmente contagiosos
de este oficio o pobreza

Claro que también y por fortuna he perdido
cada tren avaro que transportó las almas
conquistadas atrozmente a los humildes
cada vacante inmunda del poder insomne  
y cada indicio y cada rastro de huella que señala
el camino al paraíso de los buenos señores

Me resta por perder la vida y aquí la pongo en juego

pero ¡ATENCIÓN!
porque de tanto y tanto
me he endurecido como el hierro:
Retumbo como una campana nueva

Yo no tengo horario que cumplir
ni rutina a que asirme
ni trabajo que no sea
poner los ojos a ver
las orejas a escuchar
y la boca a decir
 
Soy el que está despierto cuando duerme el mundo
el que está despierto cuando el mundo está despierto
soy el que llora cuando el mundo ríe
y cuando el mundo llora
soy
el que se echa a reír a carcajadas
ese mismo que más tarde
y frente a todos
se inmola
al pie
de cada página



EL MOMO POESIA
EL OJO DEL SUR

EL SODEADO diario de un vino amargo