GERARDO CURIA


GERARDO DAVID CURIA / quebado azul / Bs. As.

Publicado en GERARDO CURIA el 13 de Noviembre, 2005, 8:25 por adrián campillay

Parque Centenario

Parque Centenario

es un círculo imperfecto

donde ha nacido un árbol diagonal.

Y en la copa del árbol

             amarillos que derivan en blanco

                              profundo de verdes,

                                        líneas de opaco marrón.

                              En el centro

                     quietos nidos de celeste

                                          y más allá

                                          los tonos se confunden

y caen

hacia el carozo de sombras.

....................

Los ojos de la vaca

Los ojos de la vaca

como dos pozos

profundos de la noche

miran la luna

en el silencio de los pastos.

Y

ni siquiera el aire

se mueve en la ausencia

hueca de la pampa.

Más allá

un árbol negro de la sombra.

.................

Una mujer

Una mujer

acaricia la cabeza

de los dragones de Comodo

que viven en el traspatio de su casa

cerca del agua,

si embargo

no se atreve

a tocar

su propia entraña

donde late la bestia

.....................

Un hombre

Un hombre

construye la felicidad

en un patio de baldosas rojas

y a veces

se cansa

de su propio esfuerzo.

....................

Quebrado azul

a Alejandro Mendez Casariego

En el faro mayor de Buenos Aires

se quiebra el azul en arcoiris grises

que tocan a un hombre del insomnio

a la altura del asfalto sucio,

allí,

donde la sombra carga su soledad

como una astilla de carozo

condenado en el centro

de su propia existencia,

y el color se vuelve plomo, herida,

y el viento arrastra

esa humedad de barro.

Figura trasnochada

junto a mendigos que duermen

y el sol que amanece en gorriones de polvo,

silueta de edificios.

Quebrado azul

y la calle ancha

camina hacia el lejano puente

que atraviesa el Riachuelo,

en el límite último de las fábricas secas

donde viven las ratas

y el silencio es un chirrido de óxido

en el hierro de la máquina quieta.

Y el azul quebrado

penetra en los ojos del alma

donde reside la memoria de los muertos

con sus huesos como flores de luto

con su polen de miedo.

Y en la última esquina

el azul que quiebra en rojos

hacia el tórax,

metal en la entraña.

Asesinos con quince pesos en la mano.

Quebrado azul,

y más allá,

sobre la línea del sur y del oeste,

hacia el agua cae la calle,

el cuerpo endurecido de golpes de la noche,

hacia el negro del río.

En la costa gritan eriales cancerberos.

Azul,

azul quebrado, Buenos Aires,

justo en la médula

que trama el abandono

su exquisito desconsuelo,

donde te mirás la tristeza

con tus piernas abiertas

y tu húmedo pubis de borrasca infinita,

puta ciudad de la agonía.

Azul,

quebrado azul.

Textos extraídos de "QUEBRADO AZUL", Gerardo David Curiá. Ediciones Patagonia, Bs. As. 2004.

ACERCA DEL AUTOR:

Gerardo David Curiá nació en San Pedro (Pvcia. de Buenos Aires) en 1968. Publicó (además de Quebrado Azul) el poemario "Sol, Iris, Sueño (1992) y la colección de relatos "Crónicas de San Acustio (2002). Conduce junto a Clara Vasco y Héctor Hurruspuru ell ciclo de poesía MALDITA GINEBRA.

más textos de Gerardo D. Curiá en EL OJO DEL SUR (pulse aquí)

más datos del AUTOR (clic aquí)