Gabriel Impaglione


NUEVO LIBRO DE IMPAGLIONE

Publicado en Gabriel Impaglione el 27 de Febrero, 2007, 21:21 por adrián_campillay

Explicaciones con mar y otros elementos- Gabriel Impaglione -
Poesia. Uni Service (Trento) 2007.
Edicion Bilingue italiano/español

http://www.uni-service.it/

Supe de aquel mar sus cavidades,
la fuente del nácar que resplandecía
en la diminuta arquitectura del salitre,
uno a uno los sitios de la arena donde las guitarras
alzaron su torre nocturna en torno al vino.
 
Conservo nombres, gestos pincelados de plata
y azafrán en las pequeñas hogueras de las dunas,
bocas atentas en la vigilia del canto,
esa enredadera que florece
en las seis tensas singladuras del alma.
Tal vez retazos de viejas banderas
donde la patria pudo ser el pan,
la cuerda donde tender la voz al sol.
 
Supe también el orden de los nacimientos,
el arcano átomo que encendía la furia.
Suaves avenidas que condujeron
a los hombres y sus brazos al cardumen.
 
En las copas bajo los parrales la contorsión
de oceánicas serpientes fabulosas, ignotas tierras
donde las manos repartieron el sentido del viento.
 
Ay tripulación de la mesa, sonora cubierta,
abecedaria fraternidad en asamblea anual
bajo guirnalda de escamas
ofrendando tornasol de voces.
 
Dónde reposa la gota madre, el primer racimo
del oleaje, la pequeña multitud
que marchó a la orilla a inaugurar mareas?
 
Vi espaldas con aletas de luz, ojos anclando
su desafío oceánico en los tiempos.
Has visto alguna vez seres marinos
emerger victoriosos de semejante silencio?
El hombre en altamar encuentra sus orígenes
 
pero en la orilla va y viene al soliloquio
con las manos llenas de palabras relucientes.
 

Sobre mis influencias
I

 
El hombre que vi con la fuga rota bajo metralla
en medio de una calle donde colgaban
raidas las guirmaldas de un antiguo pan.
 
El hombre repetido como eco en la injusticia
bajo explotación a mansalva,
bajo metal de dictadura,
cercado por la hipocresía
inválido de balaceras de imposible.
 
El hombre que vi raspado de exilios,
destruido por máquinas destruidas,
mordido por la prensa ramera.
 
El hombre en medio de los hombres
ahogado en abismos de tiempo,
lleno de plomo imperial,
vendido por todos los traidores.
 
El hombre alzado todavía
voz en puño
lucha en boca
capaz de ternura de rosa en pecho
invencible en la síntesis del sueño.
 
Y el amor, ay amor, en el centro de las horas
como un niño que reclama mis brazos.
 
II
Una foto de Chaplin donde ríen mis hijos
y el silencio
con el que a veces me miras.
 
III
La ternura
esa sustancia
imperturbable
de mis amigos.
 
IV
Cualquier hora frente al mar
donde la vasta red del silencio
le roba relámpagos a las palabras
y el rumor de quillas y cubiertas
traza singladuras,
surcos de luz donde nacen los pájaros.
 
V
Y el airefuegotierraaguamor que tú eres
besorefugio, licor de crepúsculo y gota
encendida de música en las manos.
 
VI
Y la música en las manos
es decir
la música
 
VII
Y las manos
es decir
la voluntad de los oficios terrestres.


 
Obra de Tapa: Emilio Reato-(Argentina)- "Peces, Caja de peces".

Pintura. (www.emilioreato.com.ar)

más TEXTOS de IMPAGLIONE EN EL OJO DEL SUR

Cuentos de arqueros

Publicado en Gabriel Impaglione el 2 de Mayo, 2006, 12:11 por alejo rives

Un Funes de tablón

por: Gabriel Impaglione

Los chicos corrían cada pelota como si fuera la última, pero nada más. Y un tal Don Funes o algo así... sábado a la tarde de amistoso; dos mujeres cerca del alambrado hablaban de la pesadilla del descenso y una tercera le gritaba al referí algo acerca de una hermana que se había mudado recientemente al barrio.

El sol en voz baja alentaba la mansa charla, o más bien, favorecía la atención sobre el hombre sin edad, sin identidad, casi sin sombra.

Ocupados en las semillitas de girasol y las pinceladas de un encuentro sin grandes emociones abrimos un viejo diario infinito.

Me entregué a sus recuerdos, plácidamente, mientras un puñado de muchachos dormitaba en lo alto de la tribuna, esperando la pitada final del preliminar.

El hombre tampoco tenía apuro alguno.

- "Un juez pa' recordar aquel Mr Cross... ése sí que era un árbitro con todas las letras, lástima que gringo! Pero dirigía lindo, che... andaba con traductor, porque ni ...... (LEER CUENTO COMPLETO clic aquí)

De "Cuentos de Arqueros.- Contacto con el autor: poesia@argentina.com

más TEXTOS de  GABRIEL IMPAGLIONE

Argentina, 1976.

Publicado en Gabriel Impaglione el 21 de Marzo, 2006, 23:18 por alejo69

He visto los hombres trepar a la sombra
tensando los arneses aún dormidos
y marchar unidos en el esfuerzo bestial
hasta montar el sol sobre la tierra.
 
Entonces salían de todas partes los niños y las madres
y luego los mercados llenaban las veredas
de silbos y manzanas.
 
La alegría de las gestas domésticas
coronadas por la dignidad del almuerzo!
 
He visto largas caravanas de obreros en el alba
marchar hacia el metal de la sirena.
Ágiles bicicletas con la vianda,
la radio colgando del manubrio.
 
Hasta que el estrépito de ráfaga
de cañón maldito
de horrorosa muerte
abrió un boquete en cada casa y entró la niebla negra.
 
Todo se retorció como un pez en la arena,
hasta ser tragado por el miedo.
 
Desapareció la fábrica.
También el hombre.
Y los hijos, y los mercados con silbo, y las radios
que no fueron sino un espejo del infierno roto a veces.
La universidad de Luján fue clausurada.
Encadenaron la luz en los sangrientos sótanos,
persiguieron los brotes del canto asesinado.
 
El abrazo fue un código secreto
la patria un dolor ahogado bajo la tortura.
Y el sol deseo apenas musitado
entre los nombres de los que ya no estaban.

 
Gabriel Impaglione
Argentina.
Marzo 2006