HECTOR URRUSPURU


HECTOR URRUSPURU (Buenos Aires / Arg.)

Publicado en HECTOR URRUSPURU el 3 de Junio, 2009, 2:16 por adrián_campillay

la mujer que camina por el prado y va
comiendo lo salvaje que encuentra, y levita
... 
el hombre desnudo que atraviesa la ciudad
y toca, por cábala, todas las vidrieras
...
el caballo gris de un sueño de príncipes
que lleva una cicatriz de jabalí, en su vientre
...
... con estas tres imágenes te toco timbre
y vos, las acomodás celestes, sobre la mesa
...
y les das un órden, y sellás, el rompecabezas
de un Mayo mágico, un Mayo indecente
...
y ahora, se lee en el collage que el poema
no es mío, ni fué nuestro, es... de la lluvia final
...
que lo está diciendo con tus manos sobre
mis piernas, y con mis ojos, sobre tus lentes.

Fotografías: Francesca Woodman

PAGINA PRINCIPAL EL MOMO POESIA

PAGINA PRINCIPAL EL OJO DEL SUR

EL MOMO VIDEOS

BIROMES, AMOR Y UNA PENSION EN LA CALLE MURRAY

Publicado en HECTOR URRUSPURU el 27 de Febrero, 2007, 20:48 por adrián_campillay

por HÉCTOR URRUSPURU

Ayer perdiste tu birome Bic y con ella se enmascaró todo tu poemario.
Y mirás la vida retirado de sus formas, y el contenido de la misma cae
como un cienpiés desarticulado. Cae, junto a tus milpiés...

Te pasa al lado una nube de Monet que ha bajado por vos (solo para seducirte)
y tu silencio para con ella es luna y mandarina. Ese perfume del ayer... que ahora,
lo inunda todo, arrasa con tu talento. Como un mar de los bravos, del sur…

Una mudez de tumba. Mausoleo de licántropo de color azul-Picasso, sepultado
entre pactos de silencio; a calladas voces su ubicación en la necrópolis de los versos.
Inhallable. Versos hojas de otoño, así anda tu figura y tu maletín por la calle que cruje.
 
Un dolor, una rispidez. Un color blanco. Espejo de acero que duele de solo verlo.
El ojo de un dios de editorial, venido a menos, que te mira se pregunta: "¿Por qué?"
                                   "Perdiste tu Bic", es la respuesta.


Pensión en la calle Mullally

Este poema comienza con un espantapájaros sobre el que unos cuervos negros se posan para descansar.
Este poema comienza con un campo de alfalfa que ha quedado kilómetros atrás, que ya no se lo ve desde la ventanilla del auto oscuro, que va por la 35.

Este poema terminado de escribir en Realicó, en donde se rememora a una mujer rubia que echa al río una máquina de escribir, y que el agua herrumbrará inevitable, con el paso del tiempo.

En este poema los cuervos, la alfalfa, la máquina de escribir y la mujer llamada Dorila se funden, en la hoja en blanco de la memoria, el recuerdo, del viajante de comercio que deja la pensión de la calle Mullally, en la que dormía; en una tarde de Julio.

Con los años, no se notará quien es quien en su lectura.

Solo dejará en sus espacios de silencio, la impresión, de que algo tuvo que ver con esto el amor...

..................

LA MUERTE DE UNA BASURA

Publicado en HECTOR URRUSPURU el 11 de Diciembre, 2006, 10:16 por adrián_campillay

En 1973 la denominada "Caravana de la muerte" marcó las ejecuciones de 74 presos políticos. Un año después desaparecieron 119 opositores, fruto de la "Operación Colombo" y la "Operación Cóndor" fue un sistema coordinado de las dictaduras de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay para perseguir y asesinar a opositores. (FUENTE: http://www.20minutos.es )

Dicen, y lo creemos firmemente, que la muerte no se celebra. Sin embargo para todo existen excepciones, razón por la cual no podemos dejar de elevar nuestras copas y, con una sensación que mezcla la alegría con la indignación: brindar!! y volver a brindar!! por la tardía muerte del genocida chileno Augusto Pinochet. Aprovechamos la oportunidad para reproducir un texto de nuestro amigo el poeta Héctor Urruspuru, que nos fuera enviado el día 6 de diciembre y que por razones de tiempo no publicamos antes. Como corolario, agregamos al final un texto del poeta Pablo Javier Reza, el cual nos llegara en el día de la fecha.

LA MUERTE DE UNA BASURA por Héctor Urruspuru

... sé que los periódicos ya tienen preparada tu necrología, pero disculpá, le quiero ganar de mano a todos, por eso ahí va el título: "La muerte de una basura".
Te nos vas Augusto José... camino al infierno, último dinosaurio, representante de un tiempo en donde vos junto a otras carroñas, pincelaste en actitud genuflexa a Sudamérica, una acuarela de horror a los ojos del mundo. Vos, que tomabas el "five o clock tea" de la traición junto a la Thatcher (remember Malvinas, viejecillo desmemoriado?) y ayudabas con tu logística a que se nos murieran argentinos allá por el sur... Vos la DINA y la CIA, envuelto en matanzas "Villa Grimaldi" y asesinatos, como 3000, y te nos vas... al infierno de los idiotas, y ahí te lloraran otros "últimos idiotas" que aún te idolatran, y que espero, con el paso del tiempo sean todos historia olvidable.
Sudamérica se merece un futuro mejor, que el que alguna vez soñaste.
Morite tranquilo bah... no habrá bronce que te recuerde.

 
Resignación (el chacal) - H. Urruspuru
(de la serie: Los perdonados)
 
... el sustituto de un nombre
... el que decís sin vocales ni consonantes
colocando los labios la mandíbula
así
con la actitud del que está
por devenir en una arcada
y entonces él llega
silbando sumiso la cueca del pánico
a tu llamado de piel dolorida llega
viene
como flotando sobre un pedestal de baquelita
él
que tanto tiene que ver con las llamas
él / maldito tirano el dictador
con una cohorte de amanuenses que escriben
con negro de humo y barniz rojo
en plumas de cálamo arrancadas de tu libertad
escriben
las ejecuciones que él dicta
y él
sobrevolándote largas alas
cisne negro de la muerte
... todo este sueño para tí, torturada
 
y él maldito él
que morirá de viejo en Santiago de Chile
sin una bala de plata en la desmemoriada cabeza
 
que morirá de viejo
y que hasta habrá, quien lo llore
al chacal.

Hermanitos por Pablo Javier Reza

Yo no quiero celebrar la muerte

mi copa que es tuya se levanta de vida

de vida compañera

vida que nos niña subvirtiendo

todo triste imperio de los cuervos

vida que colma nueve veces

la madre que nos luna y luna por siempre

vida que sumó largamente y que nos dice

a sabia cana de qué nos va la vida

vida que va por más vida

vida por encima y por debajo

por vos por mí por todos

inmenso interminable grito de vida

pero claro hermanito

hay la muerte

el otro grito y su gente que ha nacido muerta

hay los de la muerte

Ayyyy los de la muerte

y mi gente los tuyos que se quedaron sin vida

por el cuchillo a fondo

por el balazo abriendo

puerta por la que se fue mi gente

por todo lo que no voy a escribir

por lo que no puedo no quiero escribir

hermanito

es que hoy estamos de festejo

amaneció brotando vida

y está mi copa con el sol en alto

porque tu vida está de vuelta

regresa por el Este

corona cordilleras y abre un tiempo

que sólo puede ser mejor

hoy que contamos con uno menos

uno menos de la muerte

un conductor un líder un rey de la muerte

mierda hermano sólo mierda puesta a presidencia

celebremos la vida entonces

salud hermanito salud!!!!

La represión ejercida por Pinochet a los opositores a su régimen fue implacable: entre 1973 y 1990 murieron y desaparecieron cerca de 3000 chilenos contrarios a la dictadura, mientras que otras 28.000 fueron torturadas. 'Caravana de la Muerte', 'Operación Cóndor' y 'Operación Colombo' son sólo tres ejemplos de cruentas acciones ordenadas y supervisadas por Pinochet. ( FUENTE: http://www.20minutos.es )

HECTOR URRUSPURU (Bs. As.)

Publicado en HECTOR URRUSPURU el 27 de Junio, 2006, 13:27 por adrian campillay

Fuente: Maldita Ginebra Blog      Fotografías: Clara Vasco

"Anémona"

Ahora no peligra el vino griego no peligra el ánfora
la palabra helénica, que se yo: anémona
(tecla barra espaciadora tecla, y anémona porque si..).
Un coche de los años 50 negro grande, casi trolebús, sedán,
cae.
Una mujer con toga blanca cae (que era la enamorada).
Icaro y mujer.
El rayo zás! Zeus! se apaga en el egeo, cae, allí... todo...
(tecla barra espaciadora, tecla).

Pero aquí en Saenz Peña, el inestable puente sobre las vías
la lluvia lava toda posibilidad de sueño enciclopédico
el paso de las Termópilas! el puente!

Yo soy Héctor.
No Leónidas.

Cruzo a comprar del otro lado del barrio del Helesponto
una de muzza, un vino en cartón.
El héroe aquí es todo un mal actor
sin inspiración, peor libreto
y atardecer casi ganado por las sombras
y la vieja olivetti dale que te dale tecla, anémona, tecla
barra espaciadora salto de carro, tecla...
y anémona porque si...

la tragedia griega del solitario, máscara del dolor.

El que escribe pero hace un alto.

Muerde la porción.
....
Mis rosas

… a todo poeta se le da
por mostrar sus rosas
alguna vez,
estas, son las mías:
negras
- otras incoloras -
… huelen a aves nocturnas,
no tienen gotas de rocío
que las vuelvan fotogénicas,
tienen partículas
de estrellas lejanas
… y viven, en siete maceteros,
sobre mi balcón...

(cuando llueve,
sufren mucho…)

… son mis rosas,
si tapas tus oídos
oirás que hasta cantan,
con una voz que viene
desde el comienzo
de los tiempos,
como un rumor constante
y de fondo
en el espacio ulterior

rosas negras
(y otras sin color)
- las que ninguna dama querría,
... nunca -

mis flores preferidas
regadas con llanto...
y poesía…